(Foto: presidencia)

Por medio de un procedimiento encabezado por la Policía Federal, un hombre fue detenido en González Catán acusado de amenazar telefónicamente al presidente Mauricio Macri. El comunicado difundido por el ministerio de Seguridad de la Nación señala que se trató de una llamada al 911 en agosto del año pasado en la que “un hombre esgrimía que iba a atentar contra la vida del Presidente”.

“Aquellos que cometan amenazas o intimidaciones no quedarán impunes: vamos a trabajar para que rindan cuentas ante la Justicia”, señaló en el comunicado de prensa la ministra Patricia Bullrich.

El comunicado, difundido por la agencia Télam, explica que desde la fecha de la llamada “los efectivos pusieron en marcha una exhaustiva pesquisa que incluyó tareas de inteligencia, como entrecruzamientos de bases de datos, análisis de llamadas entrantes y salientes y rastrillajes en la zona”. Las investigaciones culminaron en el allanamiento, realizado en Apipe al 2900, se secuestraron cinco celulares, una tablet y documentación de interés.

Causas y polémica

La ministra de seguridad ya fue noticia en reiteradas oportunidades por operativos de este tipo y la utlización recursos policiales, de inteligencia y judiciales puestos a disposición para llevarlos a cabo. Lo que se pone en duda es si las llamadas amenazantes realizadas al 911 o por otros medios de acceso público deben ser tenidas en cuenta como verdaderas si quien las realiza no tiene indicios materiales de poder concretar la amenazas.

A mediados del año pasado hubo una fuerte controversia en torno al arresto de dos tuiteros que habían creado un perfil falso en árabe y arrobaron la cuenta del Presidente con mensajes intimidatorios. La madre de uno de ellos señaló en ese momento que se trataba de una “joda”, calificando a su hijo y al amigo como “dos estúpidos”.

“Nosotros no partimos de la hipótesis de un perejil, sino de la hipótesis de que ante cualquier persona que atente contra la seguridad de la población nosotros vamos a actuar”, fue la respuesta de Bullrich a la madre.