Foto: Télam.

El gobernador Axel Kicillof informó que finalmente la provincia pagará el bono BP21 con recursos propios y evitará que la provincia entre en default. El anuncio tuvo lugar esta tarde, luego de que se haya vencido el plazo máximo de negociación con los tenedores de deuda, a los que la provincia deberá depositarle 250 millones de dólares el 5 de febrero.

“No podemos pagar el total de los vencimientos con los recursos que tenemos”, sostuvo el gobernador, durante la conferencia de prensa en la que anunció que a partir de hoy dará como iniciada la restructuración de la deuda externa que acumula la provincia de Buenos Aires. Los detalles de esta restructuración se conocerán en los próximos días.

Una negociación a contrarreloj 

Kicillof informó que la provincia logró convencer a más del 50% de los bonistas involucrados, pero que la postergación del pago del bono fue impedida por el accionar del fondo norteamericano Fidelity, que posee más del 25% del bono que debe pagar la provincia.

“No tuvo la misma actitud constructiva, de diálogo. Pretendió negociar de otra manera: lo que quería era cobrar todo pero en cuotas”, explicó el gobernador denunciando la “posición bloqueadora” del fondo.

Sin margen para continuar negociando, Kicillof confirmó que la provincia evitará caer en default y que hará frente a los compromisos con fondos propios. Es decir, no recibirá un salvataje de la Nación como se especulaba.

La situación de la provincia

Durante la conferencia, el gobernador volvió a sostener que la situación financiera de la provincia “es muy complicada”. En ese sentido, criticó fuertemente a la gestión de María Eugenia Vidal por haber sobre endeudado fuertemente a Buenos Aires.

Según explicó, la provincia acumula “220 mil millones de pesos de deuda” que representan el “15% de los fondos de la provincia”. Por otro lado, el esquema acumula fuertes vencimientos para los próximos años.

“Medida en pesos, la deuda en los últimos años se multiplicó por cinco. El 94% de la deuda que viene de la etapa anterior, vence entre 2020 y 2023: de los vencimientos de este año, dos tercios fueron contraídos en los últimos 4 años”, aseveró Kicillof.