Un efectivo de la policía local disparo un escopetazo a dos jóvenes en motocicleta que se habían detenido en un control vehicular en la intersección de las rutas 4 y 21, y quiso encubrir el hecho.

El conductor del motovehiculo recibió el impacto de perdigones y sufrió heridas en el abdomen. Por su parte, el acompañante está a punto de perder uno de sus dedos por el impacto del proyectil.

Tras este caso de mal accionar policial, se les hizo firmar una declaración a otros dos jóvenes motociclistas que circulaban sin registro, a cambio de devolverle la moto secuestra, si atestiguaban que los heridos se estaban dando a la fuga.

El joven que tiene comprometido su dedo índice permanece internado desde el pasado domingo 14 de abril, cuando ocurrió el suceso, en el hospital Alberto Balestrini de la localidad de Ciudad Evita.

El otro damnificado permanece con tratamiento médico de forma ambulatoria en el mismo nosocomio. Toda esta escena fue denunciada por los damnificados y se encarga del caso una fiscalía de La Matanza