La situación se da en la calle Fournier esquina Almagro, a metros del Policlínico Juanita Franchi. Según el relato de vecinos, allí es posible encontrar una cuadra y media plagada de volquetes, propiedad de un vecino de la manzana, que contienen los residuos de todo tipo.

“Imaginate con el calor el olor que tienen, están llenos de moscas y ratas”, comentó a MD María González, vecina de la cuadra y una de las denunciantes del hecho. González explicó que el hombre apuntado por los vecinos “llena de basura y metales la cuadra” y que además “cría chanchos y tira los restos de los animales adentro de los volquetes”.

A pesar del reclamo colectivo de los damnificados, hasta el momento no han obtenido una respuesta favorable. “Hicimos la denuncia en la municipalidad y nunca hicieron nada. Se levantaron firmas, todo y nunca se nos hizo caso. Encima cuando se le hizo la denuncia, la policía vino y se sentó a tomar mate con el vecino”, denunció González.

Otro de los inconvenientes que ocasionan los volquetes es la falta de visibilidad que ocasionan en la cuadra, abriendo la puerta a que ocurran hechos delictivos, dado la facilidad de ocultamiento que tienen posibles delincuentes. “A mi hace un mes me robaron el vehículo porque nunca vi que nos seguía una moto, que estaba detrás de los volquetes. Es peligroso en todo sentido”, aseguró la vecina.