Una caricia en un contexto desfavorable

En Merlo se realizó una jornada para señalizar la esquina de la casa de María Cristina Alvaro y Jorge Clerc, ambos docentes, secuestrados de su hogar en 1976.

El Municipio de Merlo realizó un sentido homenaje a María Cristina Álvaro y Jorge Clerc, docentes de esa localidad desaparecidos en la última dictadura militar. El acto consistió en la instalación de dos carteles indicadores de la esquina de la casa en donde vivió la pareja al momento del secuestro.

Esta conmemoración es una pequeña caricia en un contexto de época desfavorable, cuando oficialmente a nivel nacional se impulsa el negacionismo, se pone en duda la cantidad de desaparecidos y se tilda de “guerra sucia” lo que fue un terrorismo de Estado.

La señalética, una buena forma de fomentar la memoria (Foto: Ramiro Álvaro)
La señalética, una buena forma de fomentar la memoria (Foto: Ramiro Álvaro)

Participó la Secretaría de Derechos Humanos del municipio y representantes de Suteba, acompañados por la murga de alumnos de la Escuela N° 25 (donde María Cristina era maestra) y familiares de la pareja, entre ellos quien escribe este artículo con agradecimiento y emoción.

María Cristina y Jorge vivían en la esquina de Cucha Cucha y Castelar con sus dos hijos, cuando el 15 de junio de 1976 varios autos estacionaron en la puerta de su vivienda, irrumpieron a los golpes y se los llevaron. Tras los ruegos de la mujer, sus hijos pudieron ser recibidos por un vecino que luego dio aviso a los familiares.

La pareja continúa desaparecida y aún se busca al bebé que estaba gestando María Cristina al momento de su secuestro, que debería haber nacido en febrero de 1977.