Todo comenzó cuando a las cuentas que difundían el hashtag #YovotoaMM se le sumaron a cuentas del extranjero y nacionales con frases incoherentes como “¡Satisface a Mauricio! ¡No te relajes! ¡Te elijo! Enorme caricia desde Hurlingham!”. Los usuarios que reprodujeron los llamativos mensajes portaban también nombres curiosos como “Larita Poelking”, “Linsey Corssley” y “Andrew Bonetta”.

Los tweets llegaron a ser tendencia mundial y rápidamente hubo una ola de usuarios que salió a burlarse de la situación con memes y otras publicaciones. Para los expertos, se trató de un error del equipo del presidente Mauricio Macri en la contratación de bots y trolls para que difundan mensajes favorables.

 

“Evidentemente un proveedor contratado para inflar el hashtag contrató cuentas automatizadas y las configuró mal”, explicó a diario Perfil Fabio Baccaglioni, especialista en redes sociales. Además agregó que ese tipo de cuentas automatizadas se configuran sobre una base de datos de frases armadas y se les incorpora el Hash que el cliente quiere difundir.

Cualquiera sea la explicación sobre lo que pasó, lo cierto es que el cierre de campaña política antes del comienzo de la veda electoral fue muy divertido.