Una familia del barrio Conet ubicado en la localidad de Isidro Casanova, hace poco más de veinte días, tomó la iniciativa de preparar viandas de comida para las y los vecinos a los que se les dificulta, y más ahora en tiempos de cuarentena, poder alimentar a sus familias.

Ayudada de donaciones y con la colaboración de los mismo vecinos que muchas veces van a buscar un plato de comida, la familia Pérez, prepara unas 150 raciones diarias que luego entrega desde la puerta de su casa situada en la calle Salado al 968.

En comunicación con Matanza Digital, a través de Whatsapp, Patricia Pérez, una de las mujeres de la casa comentó, “somos una familia laburante y entendimos que por ahí, otras personas la están pasando mal” por las consecuencias que el confinamiento trae consigo.

“Todo esto nos surgió hace 24 días, de apoco, con recursos propios y con pocas familias. Hoy estamos dando entre 150 y 180 raciones diarias. Recibimos ayuda de todos los vecinos, pero la verdad ya no nos alcanza. Cada día se suman más familias y no estamos dando a basto”, agregó.

@md.okLa Familia Pérez reparte comida a vecinxs que la NECESITAN.##cuarentena ##solidaridad♬ sonido original – md.ok

“Estamos con los paquete de arroz contados. Necesitando un poco de todo, hacemos lo que podemos, pero la necesidad de la gente es mucha y entendemos que lo poco o mucho que hacemos no es suficiente”, lamentó la vecina Pérez.

Tambien, aclaró que ellos no pertenecen a “ninguna ONG” y que tampoco lo hacen en nombre de ningún partido político, sino más bien por la “necesidad humana de hacerlo, porque no podemos estar tranquilos sabiendo que hay gente que no tiene para comer”.

“Somos diez personas poniendo el hombro acá adentro y entre todos nos dividimos las tareas. Aunque intentamos comunicarnos con Desarrollo Social para comentarles sobre esta situación, no tuvimos suerte”.

Patricia mencionó que en su cocina, en donde prepara la cena para las familias del barrio, además de ser pequeña, las ollas que tienes, también lo son, “cocinamos en cocina común a garrafa y con ollas prestadas que no rinden”.

Todos los días desde las 17 hs, Patrica, su marido, sus cuñadas y toda la familia entera pone manos a la obra y convierten su casa en una cocina comunitaria. “Uno lava las verduras, otro corta la carne, que muchas veces nos hace falta, otro separa pancitos, etc”, detalló Patricia y agregó, “hace falta de todo, por eso agradecemos la buena voluntad de la gente que pueda darnos una mano. Todo lo que nos acerquen va a ser bienvenido y muy agradecido por todo un barrio”.

Si querés brindar tu ayuda con alimentos y donaciones, podés comunicarte con la familia a este número de celular 1155988121 o por facebook tocando acá 👉🏼 La Chola Pérez