En un encuentro, realizado en el Ministerio de Educación de la Nación, el titular de esa cartera, Nicolás Trotta recibió al rector de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), Daniel Martínez, a la secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas municipal, Silvina Gvirtz y al intendente matancero Fernando Espinoza para tomar definiciones y avanzar en la apertura de la nueva sede universitaria en la localidad de González Catán para el próximo año.

En el encuentro se destacó la importancia de garantizar una oferta académica que contemple carreras de tecnología y biotecnología, carreras especializadas en alimentos y carreras vinculadas al tema de salud.

Tras la reunión, el ministro Trotta remarcó que “el compromiso del rector Daniel Martínez y del intendente Fernando Espinoza va a permitir que más de un millón de vecinos y vecinas de La Matanza puedan acercarse con carreras que también permitan fortalecer el desarrollo productivo”.

Por su parte, el rector de la UNLaM, Daniel Martínez comentó que “en función de la propuesta que acercó el intendente Fernando Espinoza al ministerio de Educación de la Nación, lo conversamos con el ministro y siguiendo determinadas pautas específicas que rige la labor universitaria, tratamos de adaptar las propuestas a lo que es la realidad de nuestra universidad”.

Para finalizar, el intendente destacó el cambio sustancial que significa para los jóvenes del distrito la apertura de una sede de la Universidad Nacional en González Catán que “le va a cambiar la vida para siempre a todas y todos los chicos y los jóvenes del centro y sur” del distrito.

“Vamos a hacer realidad el sueño colectivo de más 2.400.000 vecinos de nuestro partido, que es abrir el año próximo las puertas de la nueva sede en González Catán de la Universidad Nacional de La Matanza”, aseguró Espinoza y destacó la posibilidad de acceder a los fondos que no consiguió con “el gobierno macrividalista porque decían que los pobres y los hijos de los trabajadores no iban a llegar a la universidad”.

La Matanza fue distinguida y declarada por la UNESCO como Ciudad del Aprendizaje, siendo una de las 57 en el mundo con esa distinción.