La Cámara de Representantes uruguaya sancionó por amplia mayoría el proyecto de Ley integral que consagra derechos para las personas trans. La iniciativa pasó al Poder Ejecutivo y espera la promulgación por parte del presidente Tabaré Vázquez.

La normativa otorgará nuevos derechos a las personas trans que habiten el suelo uruguayo. Permitirá gestionar el cambio de nombre en el Registro Civil con mayor facilidad y obligará a las oficinas públicas a destinar el 1 % de sus puestos de trabajo a dicha población.

Además dispone que los menores de 18 años podrán someterse a operaciones quirúrgicas de cambio de sexo o a tratamientos hormonales, con consentimientos de sus padres.

En caso de que los padres se nieguen, se recurrirá a un artículo del Código Civil, y se priorizará el interés superior del menor, por lo cual un equipo médico puede recurrir a la vía judicial para que, eventualmente, un juez autorice tales tratamientos.

Otra de las medidas dispuestas por la ley, y que más rechazos cosechó, es el establecimiento de un régimen reparatorio para las personas trans nacidas antes del 31 de diciembre de 1975, que por causas relacionadas a su identidad de género fueron víctimas de violencia institucional o hayan sido privadas de su libertad como consecuencia del accionar de las fuerzas de seguridad.

La reparación será de tres Base de Prestaciones y Contribuciones (BPC) y será una prestación de carácter vitalicio será otorgada por el Ministerio de Desarrollo Social uruguayo.

Finalmente, se facilitará el acceso a la vivienda y también se dispone que los prestadores de salud, sean estatales y/o privados deberán garantizar en forma permanente los derechos que la Ley reconoce.