El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de La Matanza (STMLM), Daniel Troncoso, denunció que no son recibidos por el intendente Fernando Espinoza para negociar una recomposición salarial y que las condiciones de trabajo y edilicias no son las adecuadas. En diálogo con Matanza Digital, afirmó que “es un momento dramático y no hay respuesta“.

“Los compañeros están cobrando lo mismo desde marzo de 2019. El último bono que recibimos fue en febrero, luego quisimos tener paritarias pero nos respondieron que no, porque estaban invirtiendo dinero por la pandemia”, explicó Troncoso, quien también recordó que “venimos de soportar 4 años durísimos y encima no podemos tener un diálogo para que el compañero pueda comer o cargar la Sube, no hablo de ganar más”.

El dirigente, además, apuntó contra el proyecto de privatización del Lavadero Central que funciona en el Hospital de Niños de San Justo. “En este momento delicado con sueldos bajos, privatizar un área es una cachetada, una falta de respeto”, señaló. Allí hay 24 trabajadores municipales y se lava y desinfecta toda la ropa blanca de los hospitales que dependen del municipio.

“Somos peronistas y apoyamos al Presidente y a las provincias, pero combatimos a un gobierno que achicaba al Estado y era privatizador”, dijo en referencia a la gestión de Mauricio Macri. También expuso su desconfianza y relató que “hasta noviembre y diciembre se invirtió mucho dinero en el lavadero: se hicieron instalaciones eléctricas y se compraron insumos y materiales para un año. Ahora se toma la decisión de privatizar, es llamativo”.

El sindicalista también denunció las malas condiciones laborales de los trabajadores municipales “que no tienen barbijos ni medios de protección, además de que no hay mantenimiento edilicio” y pidió “que el municipio entienda que los trabajadores están cumpliendo un rol decisivo, ponen en juego su vida y no tienen para la Sube o para comer”.

Para finalizar fue crítico con Espinoza y pidió “que se ocupe de las cuestiones de las que el peronismo históricamente se ocupó. Fue tajante al reconocer que “esperábamos otra cosa” y redobló la acusación: “Nuestro sindicato dio todo y aportó mucho para este gobierno, confiado en otra política de fortalecer el Estado”.