Foto: Télam

Con el eje puesto en la defensa de su gestión en la provincia, María Eugenia Vidal inauguró el 147° período de sesiones ordinarias de la legislatura bonaerense. “Cambiamos el Estado y la forma de gobernar”, enfatizó la gobernadora, asegurando que con su gobierno “ya no se oculta la verdad”. Y en referencia a las anteriores gestiones peronistas, lanzó: “se puede gobernar sin relato”.

En su discurso Vidal brindó un fuerte respaldo a Mauricio Macri, en un año en el que el presidente deberá apoyarse en la imagen positiva que cosecha la gobernadora para lograr una buena elección en la provincia. “La relación con el gobierno nacional es otro ejemplo de lo que cambió”, aseveró, previo a anunciar que su gobierno -en caso de continuar- va a “seguir reclamando por el fondo del Conurbano“.

Los “barrios más postergados” y la “clase media” estuvieron presentes en la inauguración de Vidal, quién responsabilizó a los gobiernos anteriores por la situación social de la provincia. “Todos somos conscientes de la pobreza en nuestra provincia”, dijo y disparó: “no empezó en 2015, la venimos padeciendo hace décadas”. “Sabemos que son los que más han puesto y a los que más les ha costado. Por eso hacemos nuestro mayor esfuerzo para acompañarlos”, agregó la mandataria.

Tras el anuncio del paro docente por la irresolución de la paritaria, la gobernadora tiró un palo contra los gremios intentando empatizar con aquellos docentes no agremiados a ningún sindicato. “Durante el último tiempo muchos de ustedes se vieron perjudicados por el conflicto que hemos tenido con los gremios. Quiero pedirles perdón si en algún momento sintieron que nos equivocamos”, aseguró.

Para la gobernadora, durante su gestión se empezó a “poner las bases para tener una verdadera educación de calidad” y “se duplicaron” las obras de infraestructura, aunque admitió que las escuelas tienen problemas edilicios pero por las obras que no se hicieron en anteriores mandatos. “No fuimos nosotros los que dejamos de invertir, no fuimos nosotros los que dejamos que se cayeran a pedazos”, justificó.

En cuanto a los temas de salud, Vidal también criticó la ‘herencia’ recibida: “de los 80 hospitales provinciales, 53 tenían problemas edilicios graves. En 4 años, no se puede recuperar lo que no se hizo en 28”. Y celebró una de las obras de su gestión, la instauración del SAME en varios distritos bonaerenses, asegurando que “va a funcionar en los 135 municipios”.

La gobernadora también celebró las políticas de derechos humanos llevadas a cabo en su mandato: “somos el Gobierno que más ha invertido en espacios de la memoria y que le dio por primera vez una sede propia a Las Abuelas de Plaza Mayo en la Plata”.

Y repasó la sanción de algunas leyes sancionadas durante su gestión como la ley paridad genero y el fin elecciones indefinidas; y adelantó el impulso de otras como la ley de extinción de dominio y de regulación de los alquileres. También pidió por la aprobación de un nuevo Código Procesal Penal, “para reducir la cantidad de apelaciones que reducen penas de delincuentes”.

La Matanza en el discurso de Vidal

En lo que concierne a La Matanza, el distrito fue nombrado varias veces como ejemplo de las obras de infraestructura que se desarrollaron en toda la provincia. El Metrobus de La Matanza y las obras en la cuenca Matanza Riachuelo fueron mencionado por Vidal como logros de su gestión.

El distrito también fue mencionado por cuestiones de seguridad, cuando la gobernadora celebró la detención de David Cabañas, un presunto agente municipal acusado de narcotraficante “que había impedido que llegue un centro de salud a Puerta de Hierro”.

La frase más polémica para el distrito fue lo que afirmó la gobernadora respecto de su gestión en salud. “Decidimos no inaugurar hospitales vacíos y sin médicos, como pasaba antes. Sino arreglar lo que hay primero”, afirmó Vidal, en medio de gritos de apoyo de “sí se puede”.

Uno de los principales pedidos de la intendenta Verónica Magario y de agrupaciones de vecinos para con la gobernadora es la inauguración de los hospitales Néstor Kirchner y René Favaloro, terminados de construir en 2015 pero nunca inaugurados por el gobierno provincial.