Durante todo el año 2016, Cambiemos impulsó el debate en torno a la aprobación de un viejo proyecto presentado reiteradas veces en la legislatura bonaerense -siendo el último el del diputado del GEN, Marcelo Díaz– para escindir el municipio matancero en 4 localidades.

La iniciativa fue rechazada en reiteradas oportunidades por la intendenta, por el Concejo Deliberante y por gran parte del arco opositor. Incluso, distintos sondeos de opinión pública mostraron que los matanceros no quieren ver a su distrito dividido.

Cuando parecía que el proyecto había quedado en el olvido, la gobernadora María Eugenia Vidal volvió a referirse a la posibilidad de llevar adelante una partición del distrito. En declaraciones radiales, la Gobernadora cuestionó que “un municipio tenga mucho más habitantes que varias provincias de la Argentina”.

“Hay que discutir un cambio, pero profundo, no es lo mismo dividir por dividir”, ponderó la gobernadora, agregando que “todos los sectores, tenemos que trabajar juntos”. Asimismo, dejó entender que ya se trabaja en un proyecto y detalló que es necesario que la división se produzca con “un mecanismo de subsidios cruzados durante los primeros años”. La meta de dicho subsidio, sería “sostener a los que están peor, diferenciar las zonas pobres y ayudarlas”.