Los tres búnkers eran utilizados por la banda “La banda del Gordo Juan”, que operaba en la villa Puerta de Hierro, ubicada en la localidad de Isidro Casanova.

Según informaron las fuentes, la organización coaccionaba a niños de 6 y 7 años para que trabajaran como “campanas”, es decir, den el aviso cuando se acercaba la policía.

Fue desbaratada en un megaoperativo que constó de 33 allanamientos y en el que fueron detenidas 13 personas. Las tres edificaciones derrumbadas -indicaron las fuentes- eran empleadas para llevar a cabo el fraccionamiento de distintas sustancias y su posterior comercialización, y en una de ellas funcionaba además un templo umbanda.

Asimismo, los agentes incautaron cerca de seis kilos de cocaína, un kilo de pasta base, más de tres kilos de marihuana prensada, 100.000 pesos en efectivo, once teléfonos celulares, municiones de distintos calibres y otros elementos de interés para la causa.

Tras los procedimientos, el ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, dijo que “derribar búnkeres es asegurarse de que las bandas no vuelvan a utilizar esos lugares para perjudicarle la vida a la sociedad y sobre todo a nuestros jóvenes”.

Los detenidos y los elementos secuestrados fueron puestos a disposición del Juzgado Federal Criminal y Correccional 3 de Morón, a cargo de Ángel Eduardo Palumbo, quien ya ordenó las diligencias correspondientes para avanzar con la causa.