Sucedió en la localidad de Villa Celina cuando efectivos de la Gendarmería Nacional arrestaron a cuatro hombres acusados de integrar la organización narco (tres de nacionalidad boliviana y un argentino) e incautaron más de 11 kilos de marihuana, 4 kilos 450 gramos de cocaína y cuatro botellas de ácido clorhídrico. Asimismo, se secuestraron cinco vehículos que formaban parte de la logística narco, armas de fuego, teléfonos celulares y dinero surgido del narcotráfico: 49.062 dólares estadounidenses, más de 328 mil pesos argentinos y 920 pesos bolivianos.

La Operación “Cuñapé” fue desarrollada por la Gendarmería Nacional en base a información que daba cuenta del tráfico de estupefacientes entre Bolivia y la Argentina. Desde que comenzó la pesquisa, los detectives practicaron escuchas telefónicas y realizaron vigilancias, seguimientos y análisis de distintas bases de datos hasta conocer todo el “modus operandi” de la organización.

La “Banda del Potosí” entraba la droga desde Bolivia. Una vez en la Argentina, la transportaba hacia la provincia de Buenos Aires. Allí se acopiaba y se fraccionaba. El destino: distintas zonas de la Capital Federal, el Gran Buenos Aires y ciudades costeras.

Con todas las pruebas acumuladas, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 1 de Lomas de Zamora, a cargo de Alberto Santa Marina, que interviene en la causa a través de la Secretaría N° 1 de Augusto Peloso, libró ocho órdenes de allanamiento: la mayoría en Villa Celina, en tanto que también se efectuaron procedimientos en Avellaneda, Ciudad Evita y la Ciudad de Buenos Aires.