Dos efectivos de la policía de la Ciudad de Buenos Aires fueron encontrados con un tiro en la cabeza en un vehículo que estaba estacionado en la localidad de Villa Eduardo Madero. Las víctimas son Luis Carballo, de 38 años, y Jésica Frizzio, de 29.

Carballo y Frizzio estaban separados pero tienen un hijo de 7 meses en común, y habrían protagonizado una discusión en la puerta de la casa del hombre antes del trágico final, según indican desde Gendarmería Nacional, que lleva a cabo la investigación.

Los policías fueron hallados en la calle Junín y los trasladaron al hospital Santojanni, pero Frizzio ya había perdido la vida. Por su parte, Carballo arribó al nosocomio con muerte cerebral y falleció horas más tarde.

La hipótesis más fuerte que maneja Gendarmería es que una de las víctimas disparó contra la otra y luego se suicidó. En el interior del vehículo fue encontrada una pistola, que testigos indicarían que pertenecía a Carballo.

Ambos prestaban servicios en la comisaría de la Comuna 9 de la Capital Federal. La causa recayó en la fiscalía de Claudio Fornaro, del departamento judicial de La Matanza.