Por la gran variedad de cosas que podemos y hacemos con ellos, los celulares son considerados un vector de transmisión de virus y bacterias. Al estar en permanente contacto con las manos, pero también con secreciones de la boca, se estima que tienen entre 7 y 10 veces más bacterias que la tapa de un inodoro.

Así lo afirmó un estudio de la Universidad de Arizona en Estados Unidos, que reveló que nueve de cada 10 aparatos contienen al menos un microbio potencialmente propagador de alguna enfermedad.

Por eso, en tiempos de coronavirus, es esencial saber cómo limpiar tu teléfono.

 

En primer lugar, recomiendan el uso de toallitas o paños humedecidos con alcohol isopropílico con una concentración del 70% (específico para productos electrónicos).

Para efectuar la limpieza se recomienda que se apliquen “movimientos suaves”, que el teléfono esté apagado y desconectado del cargador.

También se hace hincapié en que la humedad del paño no entre por las aberturas del dispositivo, incluyendo el puerto de carga, el de auriculares, los micrófonos y los altavoces.

Obviamente, el teléfono no debe ser sumergido en agentes de limpieza y tampoco se deben emplear materiales que contengan cloro o agentes abrasivos. Por último, se recomienda no usar sprays limpiadores ni aerosoles directamente sobre la pantalla.