La devaluación del peso y su consecuente presión inflacionaria impactó de lleno sobre el precio de los alimentos durante el mes del septiembre. Ante un índice de inflación del 6,5% informado por el INDEC, se comienzan a evidenciar fuertes recortes de consumo sobre artículos de primera necesidad.

A través de un relevo en el Área Metropolitana, se observó que en la Zona Oeste el 40% de los encuestados señalaron haber disminuído su consumo de leche, 60% el de carne y el 39% de frutas y verduras. Con menor impacto, artículos de primera necesidad como los medicamentos, tuvieron una baja del 29%. Ítems que no son centrales, como gaseosas y bebidas, mostraron una caída del 42%.

Mirá también: la caída comercial de las ventas en La Matanza

El estudio elaborado por el Instituto de Proyección Ciudadana y el Centro CEPA también señaló que las familias hicieron un fuerte ajuste en sus actividades recreativas: 69% recortó su consumo en salidas. La dolarización de los combustibles tampoco pasó desapercibida para el bolsillo de los habitantes del Oeste, ya que el 50% aseguró haber cargado menos el tanque del auto.

Los resultados son comparables entre las distintas zonas del conurbano, aunque levemente más pronunciados con respecto a la Capital. Por nivel socioeconómico, los ajustes son mayores en primera necesidad en los ingresos más bajos y la clase media. En recreación y combustibles se destacan los recortes de la clase media.

Ficha técnica

Estudio realizado entre el 3 y el 28 de septiembre en el AMBA. 552 casos efectivos, proporcionales a parámetros demográficos según último censo nacional.